Justicieros con mayúsculas

Después de nuestra asamblea acerca de todo lo bueno que puede conseguir la patrulla, hemos resumido todas las ideas en tres pilares. La patrulla de la Justicia tendrá que:

– Cuidar del Medio Ambiente.

– Hacer que su entorno cercano sea un lugar más bonito.

– Ayudar a quien lo necesita, con todo lo que conlleva.

Para sentirnos aún más integrados en la patrulla, hemos diseñado y plastificado nuestros carnets. Sólo falta que los papis pongáis en los agujeros una anilla de llavero para colgar los carnets en la cremallera de la mochila.

La tertulia musical

Hoy ha sido un día muy intenso. Después de la visita a clase de la seño Carmen, hemos trabajado muy duro haciendo evaluaciones iniciales. Tras el recreo hemos hecho una tertulia musical. Hemos escuchado una obra de piano. Después, los niños que han querido (que han sido todos) han expresado con una serie de fórmulas que hemos escrito en la pizarra lo que han sentido, si les ha recordado a algo y para qué usarían esa música.

No hay día en el que estos niños no me dejen sorprendido. En este juego (que realmente era mi examen de expresión oral) los niños han vuelto a hacer un análisis muy profundo, diciendo algunas cosas tan bonitas que a más de uno se nos han saltado las lágrimas.

Bravo una vez más por ellos. Os dejo aquí la música que hemos escuchado, “Claro de Luna” de Debussy:

Soledad

La asamblea de hoy ha sido una de las más participativas e intensas de todas las que hemos hecho. Además, con sus intervenciones, me he dado cuenta de lo que están creciendo, no sólo en altura.

Hemos debatido sobre la soledad. Para empezar, han dicho que es diferente sentirse solo que estar solo. Podemos estar solos de manera voluntaria porque lo necesitamos, de igual forma que podemos estar rodeados de cientos de personas y aún así tenemos la sensación de que no hay nadie alrededor.

Después, los chicos han hecho una lluvia de ideas sobre lo que sentimos en ambos casos. Me gustaría compartir con vosotros las sensaciones y emociones que han ido diciendo, sin ayuda ni guía por mi parte, demostrando una madurez que creemos propia de edades más avanzadas.

Cuando nos sentimos solos, estamos:

  • Serios
  • Tristes (y a veces lloramos)
  • Aburridos

Cuando queremos estar solos, sentimos:

  • Tranquilidad
  • Descanso
  • Felicidad
  • Estamos cómodos
  • Paz
  • Aire fresco
  • Silencio
  • Estamos flotando

Todos nos hemos sentido así alguna vez, en los dos casos, ¿verdad?

Para terminar, los alumnos que han querido se han puesto en pie y han contado que a veces les pasa eso. Ahí nos hemos dado cuenta de la importancia de transmitir a los demás esas emociones. Los niños han entendido que hay veces en las que tenemos que pedir ayuda para que el resto se dé cuenta de que lo necesitamos.

Hemos acabado con un gran abrazo reconfortante que desbordaba alegría y compañerismo.

soledad