Queremos ver las estrellas

Los 5 últimos minutos de la proyección de ayer en el planetario estuvieron dedicados a la contaminación lumínica. Vimos cómo se vería el cielo de nuestras ciudades si toda la iluminación estuviera adaptada a la normativa. Además nos contaron que lo ideal sería que todas las luces fueran naranjas o amarillas, pero nunca blancas. Por último, la luz debe estar siempre iluminando hacia abajo, nunca hacia arriba, no sólo por la perdida absurda de luz, sino también para no “ensuciar” nuestro cielo.

Nos hemos propuesto pedir a nuestro ayuntamiento que revise el alumbrado de la ciudad. Sabemos que muchas de las farolas ya cumplen la norma, pero no sabemos si todas. Por eso os pedimos que si alguna vez, durante las dos próximas semanas, estáis paseando con vuestros hijos de noche por la ciudad y veis farolas con luz blanca sin techo o espejos que hagan que se dirija la luz hacia abajo, apunten en un papel el nombre de la calle para hacerlo llegar al Ayuntamiento de Jaén.

Hemos estado pensando cuál sería la mejor manera de hacer llegar nuestras sugerencias: una carta, llamada telefónica, un poema o ir yo mismo a hablar con el alcalde han sido algunas de las propuestas, pero nos hemos dado cuenta de que la única forma de asegurarnos de que la propuesta llega a buen puerto es grabar un vídeo con imágenes nocturnas de la ciudad en el que las voces de los niños cuenten el deseo de poder ver el cielo estrellado sin tener que recorrer muchos kilómetros y compartirlo para que llegue lejos.

El primer paso para arreglar un problema es hablar del problema. ¿Qué os parece? ¡Salchicha Woman y su pandilla se sentirían orgullosos de vosotros!

Por cierto, ya va siendo hora de comenzar nuestro segundo libro.

Justicieros con mayúsculas

Después de nuestra asamblea acerca de todo lo bueno que puede conseguir la patrulla, hemos resumido todas las ideas en tres pilares. La patrulla de la Justicia tendrá que:

– Cuidar del Medio Ambiente.

– Hacer que su entorno cercano sea un lugar más bonito.

– Ayudar a quien lo necesita, con todo lo que conlleva.

Para sentirnos aún más integrados en la patrulla, hemos diseñado y plastificado nuestros carnets. Sólo falta que los papis pongáis en los agujeros una anilla de llavero para colgar los carnets en la cremallera de la mochila.

Mini Darwins

Después de viajar a las Galápagos, como hizo Charles, hemos imaginado que nosotros descubríamos nuevas especies y que de vuelta a Londres se los teníamos que mostrar al mundo.

Han tenido que dibujar el animal que les ha tocado, inventar un nombre y clasificarlo según su modalidad de reproducción (ovíparos y vivíparos), su alimentación y sus características.

La patrulla verde

Me siento súper orgulloso de la labor que realizan los chicos y chicas de tercero de primaria que forman parte de “La patrulla verde”. Durante todos los recreos, vigilan pasillos, patios, aulas y servicios para que nadie deje la luz encendida, el grifo abierto, comida en el suelo, o cualquier otra cosa que atente contra el medio ambiente o contra nuestro colegio. ¡Enhorabuena, patrulla!