Tarea: fauna en Andalucia

Hoy seguimos trabajando nuestro proyecto con una tarea interdisciplinar (ciencias, mates, lengua).

Comenzamos leyendo un artículo de la revista Aula verde en la que nos cuentan cuántas de las especies de vertebrados de la península viven en Andalucia.

Para ello, damos un repaso a los porcentajes.

Leemos el artículo y extraemos los datos.

Es realmente impresionante saber cuántas especies sobre el total de la península viven en nuestra comunidad. Anotamos estos porcentajes en una tabla de datos:

Por último, pasamos estos datos a un gráfico de barras:

Metáforas

Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón; que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro.
Lo dejo suelto, y se va al prado, y acaricia tibiamente con su hocico, rozándolas apenas, las florecillas rosas, celestes y gualdas… Lo llamo dulcemente: “¿Platero?”, y viene a mí con un trotecillo alegre que parece que se ríe, en no sé qué cascabeleo ideal.

________

Hoy hemos desmigado la descripción que Juan Ramón Jiménez hacía de Platero. Después, hemos hablado sobre las metáforas.

A menudo confundimos una metáfora con una comparación. Entender el significado de las metáforas es consecuencia de saber leer y, más allá, entender a fondo nuestra lengua. Por eso os propongo hacer una descripción de cualquier cosa, animal, persona, estado de ánimo, lugar… usando, al menos, una metáfora. El viernes en clase las leeremos y las trabajaremos en clase.

Pero antes, ¿qué son las metáforas?

Aunque la mejor manera de entender las metáforas es a través de ejemplos, vamos a ver qué son. Una metáfora es probablemente la figura retórica más usada de todas en la literatura. Con ella, hacemos una asociación de elementos que comparten algo en común. Mira este ejemplo de “Platero y yo”:

(…) espejos de azabache (en lugar de escribir “ojos negros”).

Aquí tienes algunos ejemplos más que, si quieres, puedes usar en tu descripción:

Las perlas de tu boca.

Luciérnagas celestes decoran el cielo

Sus cabellos de oro

Tus ojos son el mar

¡Sacad el Neruda que lleváis dentro!

¿Escape room en tiempo de COVID? ¡Sí!

Hoy hemos terminado la parte del proyecto “La ruta del Borosa” de Lengua “Mujeres y Medio Ambiente”. Lo queríamos hacer de una forma especial, con alguien especial.

Nuestro Escape Room ha girado en torno a una Agente de Medio Ambiente de Jaén, Ana Moreno. Hemos empezado activando nuestro contador: ¡60 minutos!

Primero hemos leído sobre ella, anotando las ideas principales en nuestra libreta.

Una vez hecho… ¡un plickers! Pero ojo, sólo si el 80% de respuestas eran correctas, podríamos pasar a la siguiente fase.

Hemos conseguido un… ¡98% de respuestas! Pasamos a la siguiente fase.

Abrimos este cuadro con las distancias kilométricas de las distancias que hay entre todos los municipios de la Sierra de Cazorla, Segura y las Villas:

La distancia entre el pueblo en el que se crió Ana y Cazorla es el siguiente código secreto. Este código nos lleva a un vídeo que nos deja alucinados y emocionados. ¡Ana nos manda un mensaje personalizado a toda la clase!

Cuando el vídeo ha acabado nos hemos puesto a aplaudir como locos.

¡Después encontramos un papel en nuestro árbol de clase con el siguiente código, que desactivará la bomba!

Una actividad muy completa y divertida que a todos nos ha encantado.

Un millón de gracias, Ana, por ayudarnos de esta manera tan bonita. No te puedes imaginar lo que valoramos el tiempo que nos has dedicado.

Nuestro tercer libro: capítulo VIII

Después de la ceremonia, comenzó el banquete. Justo detrás del altar que con tanto esmero habían construido habían colocado unas mesas muy cerca de la ribera del Borosa, aunque no tanto como para que algo pudiera caer al agua.

Sobre las mesas había todo tipo de comida, aunque la mayoría de cosas estaban allí pensando en los niños: jamón ibérico, pizza, hamburguesas, lasaña, palitos rebozados de pollo, refrescos, alguna chuche, pan de Cazorla, aceite de Jaén, queso y aceitunas. Habían decidido no poner perritos, por respeto a los recién casados.

Empezaron a comer, todos de pie para que fuera algo más informal y cercano. Pusieron música de fondo. Algunos comían, otros bailaban y otros comían bailando.

_____________

El taller de ciencias comenzaba a las 12 en punto. Se habían apuntado casi 20 personas, aunque los dos científicos sabían que la mayoría lo hacía para que los trabajadores de la cárcel vieran que tenían buen comportamiento. Unos días atrás pidieron a la pareja que se encargaran ellos de dar las clases en el taller. Ellos aceptaron a la primera. Al fin y al cabo, iban a estar muchos meses allí encerrados. Al menos podrían seguir de alguna manera en contacto con su trabajo. Habían decidido repartir el trabajo. Mientras él daba las clases a los internos, ella prepararía las soluciones químicas que irían necesitando en la clase.

A los reclusos les encantaba ver las reacciones que se producían cuando se mezclaban algunos compuestos químicos. Para ellos eran experimentos de primero de carrera, juegos de niños.

Mientras él daba la clase, ella se enfrascaba en disoluciones, en mezclas. Así un día, y otro, y otro.

_____________

Juanita fue la primera que empezó a gritar. Después le siguió Pedrito, que se rascaba la lengua con todas las uñas mientras buscaba una botella de agua que pudiera beber de un trago.

– ¿Qué es esto? ¿Por qué pican tanto estas patatas? -Juanita sentía que su lengua iba a explotar.

Lola se extrañó y, como siempre ponía todo en duda, cogió una patata, la olió y después la probó. Nada, todo normal. Se encogió de hombros y mojó el resto de la patata frita en el ketchup que había al lado. No pasaron ni diez segundos antes de que ella también empezara a gritar.

– ¡Cómo picaaaaaa!

Mientras tanto, Neno caía al suelo, pero no porque le pasara algo, sino porque no podía parar de reír. No se le había ocurrido otra cosa mejor que echar medio bote de tabasco al ketchup, con lo que picaba tanto que era imposible de tragar. Mientras él se carcajeaba, sus amigos no paraban de beber agua.

_____________

Unos días antes, la pareja había estado hablando. No era justo. Era cierto que tendrían que haber conseguido recuperar la salchicha, su invento; pero no así. Lo tendrían que haber intentado de otra forma, por las buenas. Pero, ¿se la habrían devuelto? Probablemente no. Por eso tenían que hacerlo como lo hicieron. Ahora tendrían que estar allí, encerrados, mucho tiempo; demasiado. No era justo, ellos no lo veían justo.

– No pienso quedarme aquí -le dijo el hombre feo mientras miraba al suelo.

– Pues no te queda otra.

– Sí queda otra.

Ella lo miró extrañada. Después lo escuchó atentamente.

____________

– ¡Ya te vale! Tendrías que beberte tú el bote entero -se quejaba Lola mientras seguía bebiendo agua.

– ¡Pe… pe… pero no veis lo gra… gra… gracioso que ha sido! – Neno apenas podía hablar. Seguía muerto de risa.

Mientras le regañaban por la broma de las patatas, Pedrito salía de la casa con una botella de cola de las grandes, de las de 2 litros. Miró a Neno de reojo.

– ¡Pi pe pires! – Pedrito hablaba como si tuviera un trapo metido en la boca.

– ¿Quéeeeeeeeeeeee? – Neno caía otra vez al suelo.

– ¡Que no pe pires! ¡No pe pires a la cara!

Salchicha Woman y Bratwurst no podían parar de reír.

– Está bien. Lo siento. Ha sido una broma muy… picante. Ya no hago más, pero no me negaréis que ha sido súper divertida.

– Lo niego – respondió Juanita.

– Anda, dame, seré vuestro criado hoy -Neno cogió la botella de cola que tenía Pedrito.

Mientras Neno la abría, Pedrito miró de reojo a sus amigos y les guiñó un ojo. Escondía un as bajo la manga. Había metido cinco paquetes de unos caramelos de menta dentro de la botella y la había agitado hasta no poder más por el cansancio.

Cuando Neno abrió la botella, un chorro a presión de refresco fue a parar directo al ojo derecho de Neno, con tanta fuerza que el retroceso de la botella hizo que cayera directamente al suelo, rebotando y yendo de nuevo hacia arriba, directamente a la frente de Neno.

Esta vez los que se tiraron al suelo desternillados de risa fueron las dos salchichas y sus tres amigos, mientras Neno se frotaba la frente con una mano y se secaba el ojo con la otra.

______________

Faltaban 10 minutos para que acabara el tiempo libre en el patio. Había un sol muy placentero y buena parte de los internos miraban, con ojos cerrados, al sol. Poco a poco, las expresiones relajadas de sus caras se fueron tornando en otras mucho más expresivas. Un olor nauseabundo empezó a inundar todos los rincones del patio. Era tan intenso que muchos incluso sentían ganas de vomitar. Varios fueron directamente a las puertas de entrada a las celdas, incluidos algunos vigilantes. Uno de ellos, que no podía aguantar más, comenzó a hacer sonar su silbato, moviendo las manos para indicar a todos que volvieran a sus celdas.

No hacía realmente falta que lo hiciera, porque todos empezaron a correr para irse cuanto antes de allí. También la pareja empezó a moverse por el patio, pero con una intención totalmente distinta. Mientras andaban, iban tirando y pisando unos botecitos pequeños que ya habían preparado en el taller de ciencias. Un compuesto de un olor fétido, casi indescriptible.

Prácticamente no quedaba nadie en el patio, sólo ellos. Tanto los vigilantes como los reclusos se habían ido dentro del edificio, resguardándose del terrible hedor.

En ese momento, el sonido de decenas de toses fue tapado por el estruendo de lo que parecía una terrible explosión.

____________

– ¡Es hora de la tarta! -avisó el padre de Lola y Pedrito.

Tres pisos de tarta de tres chocolates con los muñequitos de dos salchichas vestidas con uniformes de las películas de Star Wars aparecieron por la puerta de la casa.

Con la ayuda de los amigos, Salchicha Woman y Bratwurst cortaron la tarta con un cuchillo de untar mantequilla.

– Te vas a perder el baile -dijo la madre de Lola y Pedrito a su marido, que acababa de coger el móvil.

La música de la canción “Can’t stop the feeling” sonaba mientras las dos salchichas bailaban alegremente. Todos alrededor aplaudían. El padre de Pedrito y Lola colgó finalmente el teléfono.

– Hijo, parece que has visto una película de miedo -le dijo la madre de los chicos-. ¿Se puede saber qué te pasa?

No sabía cómo explicarlo. No sabía qué decir ni cómo decirlo. Era un momento mágico y nada podría arruinarlo. O casi nada.

– Me ha llamado la policía -consiguió decir-. Son ellos. Se han escapado. Han escapado de la cárcel.