El punto de inflexión

Hoy hemos visto en clase el último cortometraje de Disney-Pixar. Tras verlo en la sala de usos múltiples hemos tenido un debate en el aula.

En un patio de colegio, encontramos a un alumno que todos podríamos conocer como “abusón”. Se divierte haciendo daño al resto, quitando juguetes a los demás y quedándose con todo. De repente, un extraño personaje formado por objetos perdidos, se da cuenta de lo que hace el niño y planea una venganza. Os vuelvo a dejar el vídeo, para quien no lo haya podido ver.

Ese niño no fue siempre así. Hay un momento en su niñez en el que le ocurre algo que cambia su perspectiva y le hace convertirse en lo que vemos en el vídeo. A todos nos ocurre. No sólo construimos nuestra personalidad con las enseñanzas de nuestros padres o con lo que nuestros maestros y profesores nos transmiten, sino que hay unas vivencias paralelas que inevitablemente forma nuestro YO. Algunas de esas vivencias son tan personales que a menudo no las contamos, muchas veces por vergüenza; muchas otras por privacidad.

En este cortometraje, el niño se ve obligado a devolver todo lo que ha ido quitando a los demás, no porque quiera, sino porque busca un bien para él: recuperar su juguete de la infancia. Lo hace de mala gana, pero hay un momento en el que su misión da un giro inesperado. Una compañera lo abraza, agradeciéndole lo que ha hecho. La mirada de nuestro protagonista cambia por completo, sintiéndose valorado y querido, algo que podemos entender que no le pasaba en mucho tiempo.

Lou-2-963x500

¿Cuántas veces, a lo largo de nuestra vida, nos hemos cruzado con gente como este niño? Y de todas esas veces, ¿cuántas veces nos hemos sentado con esa persona para preguntarle por qué se comporta así? ¿Le hemos ofrecido ayuda?

Hay un punto de partida para todos nuestros comportamientos, especialmente para los que consideramos como “malos”. Encontrar ese inicio es complicado. El del niño del corto fue el momento en el que él mismo supo lo que era que le quitaran un bien preciado.

El poder de un abrazo, el poder de un “quiero ayudarte. Dime cómo” es inimaginable. Tenemos la obligación como padres y educadores de transmitirlo a nuestros hijos y alumnos. Saber dar las gracias, saber pedir perdón y lo que es más difícil: actuar de tal manera que no tengamos que pedir perdón. Y a nuestros seres más queridos, a esos que tenemos la suerte de ver a diario, los tenemos que abrazar más, mucho más, porque si no lo doy hoy podré hacerlo mañana, pero el que no he dado no podré recuperarlo en toda mi vida.

Screen-Shot-2017-10-25-at-4.18.52-PM

7 comentarios en “El punto de inflexión

  1. Raquel Iborra

    Rafa me dejas sin palabras con tu exposición.
    Cuanta verdad… Muchas veces no le damos importancia al valor q tiene un abrazo o unas palabras bonitas…
    Q suerte q tú lo entiendas así y lo compartas con nuestros niños, Xq te tienen de referente y lo q ahora le enseñas vale mucho para ellos.
    UN ABRAZO MUY FUERTE PARA TI

    Le gusta a 1 persona

  2. Cristina

    Buff…..me quedo sin palabras…tú ya lo has dicho todo..MIl GRACIAS RAFA!!!por la labor que estás ejerciendo con nuestros niños y niñas por la próxima generación..Que importante son estos valores,que tan pronto olvidamos..O se nos olvida ejercer..Gracias,profe.Estoy segura que dejarás huella en nuestros niños y porqué no decirlo..en nuestros hogares,pues al final,ésto no deja de ser una cadena..tú das..Yo recibo y lo más importante…Comparto.Gracias😉😊

    Le gusta a 1 persona

  3. Manolo García

    No permitamos que ningun niño o niña entre dentro de objetos perdidos de su propia familia o como en este caso de su clase. Ese abrazo sincero e incondicional provoca que el vuelva a encontrarse con si mismo. Ya no necesita llamar la atención siendo un abusón. A partir de ahora sera cariñoso y complaciente. Por favor, Rafa tu lo haces de corazón, seamos cariñosos, compasivos, altruistas… Con la familia, compañeros, amigos y todo lo relacionado con nuestra vida demosle aquello que nos gustaria que encontrasen en objetos perdidos. ENCONTREMONOS

    Le gusta a 1 persona

  4. María

    Qué análisis tan completo maestro!!!! Es un corto lleno de mensajes…no tiene desperdicio, me quedo con la idea de que la personalidad se forma con ladrillos tan importantes como familia, escuela y AMIGOS…relaciones sanas de verdadera amistad, cimientos fundamentales para crear adultos con inteligencia emocional….Gracias por aportarnos tanto!!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s