Una prueba irrefutable

A María se le ha caído un diente. Ratón Pérez, cómo no podía ser de otra manera, ha ido a por él. Le ha dejado una carta preciosa y tres de sus más preciadas monedas. Pero lo mejor de todo es que mientras trabajaba se le han quedado enganchadas estos trocitos de ropa. María los ha traído a clase para enseñarlos. ¡Qué suerte!

Después, alguien ha preguntado que si en la Prehistoria también estaba el ratón. Hemos explicado que había un antepasado muy lejano. Era un ratón cavernario, con más pelo y con los dientes más grandes. Lo que no sabemos es qué dejaría a los niños, porque las monedas todavía no existían.

2 comentarios en “Una prueba irrefutable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s