El perrito caliente parlante (segunda parte)

(…)

Justo cuando Pedrito iba a dar el primer bocado, tropezó y el perrito cayó al suelo.

– ¡Eh, tú! ¡No me tires! – gritó muy enfadada la salchicha.

Los tres amigos se quedaron boquiabiertos cuando la salchicha dijo eso. ¡No era posible!

– ¡Impresionante! – dijo sorprendida Juanita.

– ¿El qué? – preguntó la salchicha. – ¿Nunca has visto una salchicha que habla?

– La verdad es que no. ¿Quién eres? ¿De dónde vienes? – quiso saber Neno.

13579844695729b

– Vengo de París. Conseguí escaparme de una lata de salchichas que había en un bar que estaba cerca de la Torre Eiffel. Toda la gente quería comerme. Llegué a Jaén rodando, rodando, rodando.

– ¿Y cómo es posible que hables? – preguntó incrédulo Pedrito.

– Pues con la boca, igual que tú. ¡Vaya pregunta!

Los tres amigos se miraron, no muy convencidos.

– En realidad soy una salchicha mágica. Todo empezó cuando mis padres, Don Chorizo y Doña Morcilla se dieron su primer beso. Picaban los dos tanto que empezaron a gritar a la vez. Desde entonces, toda mi familia tiene boca: mi tío Fideo, de Italia; mi tía Croqueta, de Córdoba; mi abuelo Patatón, que sabe de todo un montón y mi cuñada Zanahoria, quien tiene un miedo inexplicable a los conejos.

– Toda esa historia no se la cree nadie – protestó Pedrito “Cabezón”.

– Bueno, ¿me vais a coger o pensáis dejarme todo el día tirado en el suelo?

La cogieron con mucho cuidado y desde entonces la pandilla pasó a tener cuatro amigos en lugar de tres: Neno, Juanito, Pedrito “Cabezón” y la salchicha, quien hablaba un montón.

Lo que aún no sabían es que la salchicha, además de hablar, también tenía unos poderes alucinantes, pero eso lo contaremos otro día.

8 comentarios en “El perrito caliente parlante (segunda parte)

  1. Cristina

    Curiosa la historia esta del perrito caliente (parlante) esperando con muchas ganas la tercera parte!! Que grande y maravillosa la imaginación de estos pequeños narradores!!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Rafa Aleman

      ¡A mí también, Gema! Algunas ideas no tienen ni pies ni cabeza cuando ya somos adultos. Qué pena el ir pendiendo esa imaginación sin reglas ni límites.

      Me gusta

  2. Susana Martínez Bonoso

    Me encanta toda la historia!!!!
    Ojalá pudiéramos verlos x un agujerito, cuando estén aportando sus ideas y tú, Rafa, le tienes que dar forma 😁😁
    Muchísimas gracias x como trabajas con nuestros peques.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s